¿Cuando es necesario reemplazar una rueda dañada?

Si se trata de daños superficiales o estéticos, como por ejemplo el raspado de un bordillo, la rueda es probable que funcione, ya que sólo tendrá un rasguño y no tendrá trozos doblados o desinflados.

Por otro lado, si se dobla la rueda, se agrieta o se debilita estructuralmente por golpearse en un bache enorme, es posible que tenga que ser sustituida, a pesar de que posiblemente podría ser reparada.

Una rueda abollada puede no ser capaz de mantener un buen sellado con el neumático, lo que suele derivar en fugas lentas y consistentes o reventones, lo cual hará difícil, aportar el equilibrio normal para que no vibre el coche cuando se alcanza velocidad.

Una rueda con daño estructural eventualmente podría romperse. En caso de duda acerca de la gravedad del daño, deberías acudir a un mecánico con experiencia para que realice una evaluación de daños en todas las ruedas con el neumático eliminado.

Ya sea para reparar o para reemplazar un neumático dañado este asunto es a menudo una cuestión de criterio, sino porque se trata de temas de seguridad, así como los aspectos estéticos, lo mejor es errar en el lado de la seguridad.

Los servicios de reparación que prometen restaurar ruedas muy dañadas a un estado de perfecta condición podrían ser capaces de eliminar abolladuras y curvas. Sin embargo, no existen estándares federales de seguridad que se apliquen a las ruedas reformadas, por lo que cabe tener en cuenta las posibilidades en cuanto a si ellos todavía tendrán su fuerza y su integridad original.

La reparación de un coche dañado, aunque sólo sea superficialmente no será algo que puedas arreglar tu mismo a no ser que te dediques a ello profesionalmente o tengas mucha maña para ello. Decimos esto debido a que las maquinas que se emplean dan un calor determinado para enderezar las curvas, y para una completa renovación se necesita la eliminación de todas las capas de pintura y de protección, la reparación de la corrosión y los daños físicos y a continuación aplicar nuevos revestimientos.

El coste de reparar una rueda variará según el tamaño, tipo y cantidad de daño, y podría acercarse al precio de un reemplazo nuevo o de segunda mano. Muchos equipos originales o llantas de aleación pueden costar cientos de euros (incluso miles en el caso de coches de lujo y coches deportivos) para reemplazar esta rueda, así que lo recomendable es comprar una de segunda mano para así ahorrar dinero.

Sin embargo, puede ser difícil determinar si una rueda segunda mano tenía daños antes y está reformada, para saberlo cómprela en un sitio fiable o consulte a un especialista para que se lo determine y en el caso poder reclamar.

Información relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.