Lo que hay que saber de la suspensión

Se llama suspensión al conjunto de elementos elásticos que se interponen entre los órganos suspendidos ( bastidor, carrocería, pasajeros y carga) y los órganos no suspendidos (ruedas y ejes).

Su misión es absorber las reacciones
producidas en las ruedas por las desigualdades del terreno, asegurando
así la comodidad del conductor y pasajeros del vehículo, y al mismo
tiempo asegurar la estabilidad del vehículo.

La absorción de estas reacciones se
consigue mediante la acción combinada de los neumáticos, la elasticidad
de los asientos y el sistema de suspensión Cuando el vehículo circula
por un terreno irregular, las ruedas están sometidas a una serie de
impactos que se transmiten a la carrocería a través de los elementos de
unión.Si el terreno es llano, las pequeñas irregularidades del mismo,
son absorbidas por la elasticidad de los neumáticos, pero si las
irregularidades son grandes, los impactos serían acusados por los
ocupantes del vehículo, de no mediar la suspensión; la unión elástica
que ésta supone es capaz de absorber dichas reacciones

Puesto que han de soportar todo el peso
del vehículo, deben ser suficientemente fuertes para que las cargas que
actúan sobre ellos,no produzcan deformaciones permanentes.

A su vez han de ser muy elásticos para
permitir que las ruedas se adapten continuamente al terreno.

Esta elasticidad en los elementos de
unión produce una serie de oscilaciones de intensidad decreciente que
no cesan hasta que se ha devuelto la energía absorbida, lo que coincide
con la posición de equilibrio de los elementos en cuestión; dichas
oscilaciones deben ser amortiguadas hasta un nivel razonable que no
ocasione molestias a los usuarios del vehículo.

Introducción
a Suspensión pilotada

El diseño de un sistema de suspensión
se realiza de manera que las formas, estructuras y dimensiones de los
trenes permitan que ésta resulte confortable y al mismo tiempo sea sea
lo suficientemente eficaz para atenuar e impedir cualquier movimiento
de la carrocería respecto al suelo de manera que el vehículo se
mantenga durante la marcha lo mas horizontal sobre el plano posible,
tanto en línea recta como en curvas, aceleraciones y frenadas,
cualquiera que sea el estado de la carretera y la fuerza centrífuga
actuante.

La gran mayoría de las suspensiones
están taradas de modo que si es un vehículo de lujo, la suspensión sea
blanda, si el vehículo es deportivo, la suspensión sea dura, y si es un
vehículo medio, se tara con un valor medio entre extremos para
adecuarse de una forma mas o menos aceptable a unas condiciones del
terreno y estilo de conducción normales.

De esta ultima forma, no tenemos una
suspensión dura para condiciones deportivas, ni blanda para una
conducción mas serena, pero se intenta asemejar.

Este sistema actúa sobre la capacidad
de absorción de los amortiguadores, estando provisto de electroválvulas
que permiten modificar los pasos calibrados de aceite entre las cámaras
de manera que su acción de frenado sobre las oscilaciones del muelle de
suspensión sea adaptada a la manera mas conveniente pilotándose las
electroválvulas por medio de un regulador electrónico que a su vez
recibe diferentes señales de las condiciones de rodaje del vehículo.

El sistema está compuesto por cuatro
amortiguadores dotados con electrovalvulas gobernadas por un calculador
electrónico en función de las informaciones que recibe de:

Velocidad del vehículo. Activación del
freno.Aceleraciones longitudinales, transversales y verticales.

El sistema es capaz de modificar la
dureza de amortiguación en tres estados diferentes:

Suspensión
deportiva:
Se regulan los amortiguadores de forma que
resulten duros, lo que corresponde a un estilo de conducción rápida y
agresiva, donde lo que se hace necesario es una suspensión dura para
ganar en agarre.

Suspensión
media:
buscando un buen compromiso entre confort y
estabilidad, se regulan los amortiguadores a una dureza media.


Suspensión confortable:
Destinada para carreteras con un
firme en mal estado (cosa muy común en nuestra red de comunicaciones
terrestres) evita la transmisión de vibraciones y movimientos bruscos a
los ocupantes transmitiendo a este una sensación de confort.

Normalmente (salvo excepciones) la
activación de estas tres fases se puede llevar a cabo o bien de un modo
manual, o bien de un modo automático.

El modo manual, como su nombre indica,
el propio conductor decide en todo momento que tipo de suspensión desea
tener, en caso de que las condiciones de la conducción varíen, será él
mismo quien tenga que cambiar el sistema de tarado de suspensión. En
caso de frenada de urgencia, el mismo vehículo será quien imponga la
posición de suspensión dura, para ganar en eficacia de frenado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.