Consejos que te evitarán ir al mecánico y ahorrar dinero

Es interesante conocer un poco las averías más frecuentes de nuestros coches así como las posibles soluciones que existen

Las partes del coche que más se estropean o necesitan mirarse con mayor importancia son: sistema eléctrico general, motor, ruedas, dirección, suspensión, frenos, transmisión, sistemas de inyección y carburante, sistemas de refrigeración, seguridad y encendido.

Existen dos tipos de averías, las evitables y las inevitables. Estas últimas se deben al desgaste natural que todo coche experimenta, pero hay otras tantas que se deben exclusivamente al dueño y a sus hábitos. Para evitar estas últimas debemos tener en cuenta algunos consejos:

Cambios de aceite

No sólo es importante que haya un nivel adecuado de aceite (entre el mínimo y el máximo), también que no se haya degradado. Hay que respetar los intervalos de cambio del fabricante en la medida de lo posible. Si el aceite pierde sus propiedades, nos la estamos jugando.

Los neumáticos con su presión correcta

Por lo menos una vez al mes hay que comprobar la presión de los neumáticos, que disminuye de forma inevitable. Cuanto más baja está, aumentamos el consumo/emisiones, alargamos las distancias de frenado y perdemos agarre, sobre todo en mojado.

Pisarle en frío

La lubricación no es óptima ni 100% efectiva cuando el aceite no ha alcanzado la temperatura y viscosidad adecuadas. En estas condiciones las piezas móviles son más vulnerables a un eventual desgaste y aceleramos la muerte del motor. Espérate por lo menos unos 10-15 minutos antes de darle fuerte.

Recorrer distancias muy cortas

Por motivos análogos a los de antes, el motor no está bien lubricado en esas circunstancias. Si puedes, ve andando, y si es imprescindible moverlo a poca distancia, conduce con mucha suavidad. Además, el consumo es altísimo en esas circunstancias.

Revolucionar mucho el motor

Los dueños de modelos gasolina saben lo placentero que es estirar las revoluciones y en algunos casos llegar al corte. La fuerza efectiva del motor decrece rápidamente antes de llegar al corte, pues ya se ha dado el pico de caballos (CV), si conoces el régimen de corte, no lo apures.

Mantener el embrague pisado

Alguna vez nos habremos reído de algún novato que conduce con el embrague medio pisado por no usar el reposapié izquierdo, pero también es hilarante para un mecánico que alguien espere en un semáforo con la 1ª insertada y pisando el pedal a la espera del verde. Eso acorta la vida de los discos de fricción y el cable.

Mal uso del cambio de marchas

Por esto te penalizan en el examen práctico del carnet de conducir. A muy bajas RPM el motor sufre por hacer un esfuerzo excesivo, como acelerar fuerte en 5ª a 1.500 RPM, y por la misma regla de tres, llevar el motor revolucionado injustificadamente reduce la eficacia de la lubricación y aumenta el consumo.

Fuentes:

• Portal «motorpasion.com», sección espacio Toyota. «Hábitos saludables para evitar las averías». Fecha: 17-04-2009

• Portal «desguacesmadrid.es», sección mecánica. «Guía sobre averías frecuentes en los coches y sus soluciones».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.