¿Qué debo revisar antes de comprar un coche usado?

Adquirir un coche usado puede ser una muy buena manera de economizar dinero, siempre y cuando se realice una cuidadosa inspección previa a la compra. De lo contrario, lo que en principio parecía una ganga puede terminar convirtiéndose en un agujero en el presupuesto mensual, gracias a las constantes visitas al mecánico.

A continuación algunos detalles que se debe revisar cuidadosamente antes de tomar una decisión.

Revisión de partes mecánicas

  • Observa debajo del coche, sobre todo cerca del motor, transmisión y frenos, para detectar cualquier fuga de aceite o líquido de frenos.
  • Revisa el agua del radiador para descartar que tenga rastros de aceite
  • Chequea el aceite para verificar que no presente un color grisáceo o lechoso, porque estas son señales de problemas en el motor.
  • Busca desgastes o perforaciones en las mangueras

Revisión de carrocería y piezas externas

  • Toca la pintura con la yema de los dedos y observa cuidadosamente para detectar rastros de colisiones en la hojalatería.
  • Revisa el nivel de desgaste de los neumáticos, y chequea que sea parejo. Si no lo está son señales de que hay problemas de alineación.
  • Observa cuidadosamente la carrocería y las piezas exteriores del motor para descartar oxidación de alguna de las partes, pues este daño solo se soluciona remplazando la pieza.
  • Revisa que las uniones de puertas, defensas, portaequipajes y demás estén parejas y derechas, porque de lo contrario esto es síntoma de colisiones anteriores.
  • Observa la cojinería, el tablero y demás elementos del interior, para asegurarte de que no estén manchados, rotos o rayados.

Prueba de conducción

  • Después de que hayas revisado estas piezas pídele al vendedor que te permita recorrer unos cuantos kilómetros en el coche, porque ahí tendrás que hacer algunas pruebas adicionales.
  • Permanece atento a la sensación en el cambio de marcha, que debe ser suave.
  • Prueba que los frenos respondan con prontitud.
  • Haz giros suaves para probar que la dirección responda adecuadamente.
  • Conduce sobre topes o boyas para probar la amortiguación y la suspensión. No se deben sentir rebotes.
  • Prueba las luces, los limpiaparabrisas, el aire acondicionado, las luces direccionales y demás funciones del sistema eléctrico, porque éste es uno de los más difíciles de reparar.

Revisión de aspectos legales

Un aspecto más allá de lo mecánico que también hay que considerar es el legal. Asegurarnos de que no existan multas pendientes, que el vehículo no esté involucrado en accidentes cuya investigación no se haya resuelto, y que tenga la placa del motor debidamente marcada son precauciones que no están demás.

Ayuda de un experto

Si no es muy experto en asuntos de mecánica automotriz, si de todas maneras quiere una segunda opinión o si existe alguna controversia con el vendedor, lo mejor es acudir a un centro de diagnóstico especializado.

En estos lugares realizan una inspección detallada y entregan un reporte detallado que le dará la tranquilidad de estar adquiriendo un coche en buen estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.