Trucos para mantener los frenos en forma

De todas las piezas que componen un coche, quizá ninguna está más relacionada con la seguridad que los frenos. De ahí que prestar especial cuidado a su estado sea clave para que el conductor y sus pasajeros puedan estar tranquilos durante un viaje.

Lo primero que debes considerar es tu estilo de conducción. Si sueles pisar el freno con frecuencia, lo mismo deberás hacer con las revisiones. Lógicamente, una manera de que haya un desgaste más lento es reduciendo su uso, y por el contrario preferir los cambios de marcha como manera de disminuir la velocidad.

Al pasar por lagunas altas, como las que se forman en invierno sobre la carretera, es mejor hacerlo lentamente para evitar el chispeo del agua, pues si los discos calientes reciben alguna salpicadura se enfrían bruscamente y pueden deformarse. Lo mismo aplica para cuando vayamos a lavar el coche.

Señales explícitas e implícitas

Otra recomendación importante es permanecer atento a las señales que emite el coche, y esto incluye tanto las explícitas, como las luces del panel de instrumentos, como las implícitas, que son las que mayor información entregan.

Por ejemplo, una vibración en el volante al frenar en altas velocidades es señal de un desgaste en las pastillas y discos de frenos, y lo mismo aplica si sientes que para frenar debes pisar mucho el pedal. Otra señal importante es si al pisar sientes que el pedal se hunde, lo que puede indicar fugas en el circuito o problemas con el líquido.

En lo que se refiere a las pastillas, es aconsejable cambiarlas cuando su grosor es inferior a 2 mm, para evitar un desgaste innecesario en los discos. El líquido de frenos, por su parte, debe cambiarse aproximadamente cada año, y revisar sus niveles con regularidad.

Visitas al taller

Ante cualquiera de estas señales debemos actuar con prontitud y llevar el coche al taller. De igual manera, si acudes por otro motivo —como por ejemplo cambio de aceite—, pide que le hagan una revisión general a los frenos, que según las buenas relaciones que tengas con los mecánicos podría ser gratis, siempre y cuando se limite a una observación panorámica.

Cuando salgas de una visita en la que haya sido necesario un cambio de piezas, asegúrate de que las pastillas tengan el número de homologación ECE R-90.

Información relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.