En qué consiste la afinación del motor

Por perfecta que sea cualquier máquina, no es inmune al desgaste y, con él, a sufrir pequeños desajustes. Tomemos como ejemplo un piano: por grande que sea su calidad y por resistente que quiera resultar el instrumento, el uso, bueno o malo, acaba desafinando sus cuerdas. Ahora, cambiemos piano por coche, desafinar por desajustar y cuerdas por componentes. Ya sabemos por qué el motor necesita una afinación. Ahora bien: ¿en qué consiste?

Revisiones y sustituciones

Se trata de sustituir las piezas que sufren desgaste, así como los filtros o el aceite cada cierto tiempo, de modo que alarguemos la vida útil del coche y optimicemos funcionamientos y consumos. Según el modelo y el uso que le demos, esta “afinación” se realizará con mayor o menor frecuencia.

Para asegurarnos de que se ha realizado correctamente la labor, en caso de que la hayamos encargado a un taller, asegurémonos de comprobar varios puntos, como, para empezar, la calidad de las bujías.

Cambiar los filtros de aceite, aire y combustible “aligerará” el motor, prolongando su vida. Algo que también puede decirse de la revisión del carburador o del sistema de inyección y, por supuesto, del nivel y estado del aceite.

Otros puntos que deben revisarse son el tiempo básico de encendido; sin olvidar también echar un vistazo y, llegado el caso, reparar o sustituir las bandas: ventilador, alternador o sistema de refrigeración usan bandas o correas que se desgastan y necesitan cambios de vez en cuando.

Las ruedas, los “zapatos” de nuestro vehículo

Un punto crítico se refiere a las ruedas y a la presión del aire: es importantísimo mantenerlas bien ajustadas, calibradas y con la presión de aire justa en el neumático: no dejan de ser los “zapatos” del coche, y no puede ser bueno “dar un patinazo” a ciento veinte kilómetros por hora.

Los frenos han de estar en plena forma, si deseamos circular con seguridad, y el circuito del combustible debe ir también en perfecto estado de revista. Asimismo, el mecánico ha de asegurarse del buen funcionamiento de los componentes mecánicos y del sistema informático del vehículo.

Esta afinación o revisión debe levarse a cabo cada diez o quince mil kilómetros para que el coche funciones mejor y durante más tiempo.

Información relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.